El perro me rompió el culo


mmourasp 1982
Un conocido tiene un perro, un Border Collie grande para el tamaño normal de la raza. Desde que era un cachorro, lo trataba como mi macho, dejándolo olerme, saltar sobre mí, bajar la mirada hacia él, o ser sumiso, acostarme de espaldas para él, dejándolo jugar montado en mis piernas como si fueras un perrito.
Un año antes de lo que voy a contar, más o menos, él tenía 1,5 años, yo tenía cuatro para él la primera vez, y hasta trató de entrar, me golpeó el trasero, pero no dejé que llegara demasiado lejos porque mi conocido estaba acostado en la habitación durmiendo. Se va un poco de casa.
Mi conocido salió con otra persona para comprar un negocio, y vi la posibilidad de tomar rollos de perros reales. Me estaba imaginando su polla como me sentí el año pasado, no demasiado grande, un pequeño nudo que no me atascaría. Así que tan pronto como él y el otro se fueron, llamé al perro a la habitación, me bajé los pantalones y me quedé a cuatro patas para él. En principio no entendía lo que estaba pasando, pero cuando me acosté de espaldas, vino con todo lo que quería meterse.
Estaba a cuatro patas para él de nuevo y él se sentó a horcajadas sobre mi espalda, ya lo puse encima de mí y encajé la punta de su polla en mi culo.
Castigó sin piedad, le dio un puñetazo a toda la polla, y yo lo acerqué mucho, y él estaba hundiendo y bombeando con fuerza, hasta que dio una espalda desequilibrada y lo hizo irse. Fue el momento en que sentí … estaba atrapado con él, y dolía como el infierno cuando trató de tirar. Saqué mi celular y comencé a disparar.
Me asusté un poco, pensando que mi conocido podría volver pronto, y me quedé atrapado con el perro. Intenté un par de veces forzarme a sacar el lazo y el nudo, pero estaba muy apretado.
Me quedé de pie por un minuto, como un minuto, sosteniendo al perro para que no intentara irse, sintiendo el líquido corriendo por mi trasero, siendo llenado por el maldito perro.
Tomé valor y obligué a mi culo a sacarle la polla, como si me obligara a evacuar. Dolía como el infierno, y el nudo y su rollo salieron de mi trasero, como una cosa enorme que me desgarró.
Comenzó a drenarle mucho semen, bajó y comenzó a lamerme el culo. Eso fue muy caliente. Estaba lamiendo y yo estaba forzando su semen. Luego me levanté, le abrí el culo y él siguió lamiendo.
Empecé a chuparle la polla al perro que se estaba yendo jodidamente un rato, ya limpiarle la polla. Luego me levanté para ir al baño a asearme y limpiar la habitación, porque pronto volvería mi pariente.
Cuando saqué el resto del maldito perro del inodoro, sentí el daño. Me lastimé, mi perro me rompió. Escuché entrar a mi pariente, me lavé todo lo que pude, puse papel higiénico en mi ropa interior, porque estaba sangrando y goteando sangre, sintiendo que mi trasero estaba roto, y paciencia.
Regresé como si nada hubiera pasado. Pero ahora siento que pertenezco al perro, que es más macho que yo, que yo también soy una perra.
Mi trasero acaba de sanar un par de días después.

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair /  Alterar )

Foto do Google

Você está comentando utilizando sua conta Google. Sair /  Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair /  Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair /  Alterar )

Conectando a %s